Brindis del Guarda Exterior.

¿Todo cargado en el oeste y en el sur?, pregunta el Venerable Maestro;

Todo cargado en el oeste, todo cargado en el sur, contestan los Vigilantes. A continuación nuestro último brindis llena los vasos. Ha sido placentero el encontrarnos, es triste tener que separarnos, pero nos volveremos a ver con gozo.

La hermandad social de Masones se reúne alrededor de una mesa festiva, ahora revela una riqueza más preciosa que el tesoro egoísta y avaro. Ellos comparten libremente tiendas de incalculable valor que son los corazones generosos. Ha sido placentero el encontrarnos, es triste tener que separarnos, pero nos volveremos a ver con gozo.

Trabajamos como verdaderos Masones libres y cuando nuestro trabajo esta hecho, una canción alegre suena. Y sólo en nuestra promesa en la despedida se toca el placer con el dolor. Ha sido placentero el encontrarnos, es triste tener que separarnos, pero nos volveremos a ver con gozo.

En medio de nuestra alegría bebemos “Por todos los masones, pobres o en la desolación”. En cada orilla, nuestra bandera de amor ondea gloriosamente. Valoramos cada hermano, rubio o moreno, que no tiene ninguna mancha moral. Ha sido placentero el encontrarnos, es triste tener que separarnos, pero nos volveremos a ver con gozo.

Nosotros los masones premiamos la noble verdad, dijo el campesino escocés. Esta característica no es un sello de las Indias, el hombre en si mismo es el oro. Con nosotros, ricos y pobres se unen y mantienen en igualdad. Ha sido placentero el encontrarnos, es triste tener que separarnos, pero nos volveremos a ver con gozo.

Hermanos del lazo místico, las horas nocturnas pasan rápidas, hemos terminado nuestra tarea y nuestro ágape. Las últimas palabras son las mías. ¡Hermanos, Buenas Noches, Buenas Noches Hermanos!. Ha sido placentero el encontrarnos, es triste tener que separarnos, pero nos volveremos a ver con gozo. ¡Buenas noches Hermanos, Buenas Noches!.

Por mandato del Venerable Maestro os doy el brindis del Guarda Exterior.

Por todos los Masones, pobres o en la desolación, que estén esparcidos sobre la superficie de la Tierra o de los mares. Por un pronto alivio a sus sufrimientos y un rápido regreso a su país natal, si así lo desean.

¡Por todos los Masones, pobres o en la desolación!

¡Hermanos!: Buen fuego, a mi ritmo y cadencia:

P. I. D. – P. I. D. – P. I. D. – Un, Dos

*      *, *, *      *, *, *      *, *, *